Islas Canarias-España

Islas Canarias-España
La Vega de San Mateo-Gran Canaria
Google

LO GRATUITO ES AMENAZAR, AGREDIR, EXTORSIONAR, Y ATENTAR CONTRA DERECHOS FUNDAMENTALES, LO PÚBLICO EL LINCHAMIENTO MEDIÁTICO, EL FÍSICO Y LA PREVARICACIÓN CONTINUADA.-

Lo gratuito es amenazar, agredir, extorsionar, y atentar contra derechos fundamentales, lo público el linchamiento mediático, el físico y la prevaricación continuada



Por: Jesús Padilla


Vuelvo a empuñar la pluma, cual guerrero, pero sediento de tinta, envuelto en la impotencia y trastocado por la rabia. Vuelven de nuevo las oscuras golondrinas a revolotear sobre el cielo de este municipio para dar un tinte de color negro, con movimientos rápidos cual bailarinas, casi graciosos, detrás del sustento diario para alimentar a sus crías, en este inicio de un tiempo primaveral. Son los aviones, “los burriones” como le llaman por estas tierras, son ellos, los únicos pájaros que vuelan, vestidos de negro, entre terrenos y coches de Hoya Viciosa, casi irrespetuosos porque su canto es símbolo de libertad.
Alejandro Panagulis, poeta griego al que sus amigos le llamaban Alekos, el mismo que nombraba un gran abogado, mejor persona y amigo (Q.E.P.D.), Don Alfonso Calzada Fiol, el que fuera defensor de Juan García Suárez “El Corredera” que en su libro “La Verdad sobre el Corredera” se refiere a este griego nacido en Atenas, poeta, militar ejemplar y demócrata hasta la médula, con una cita que decía: “No llores por mí, sabes que muero y no puedo hacer nada; pero mira esa flor, la que se está secando, y te pido que la riegues”. Nunca lograron sus enemigos doblegarlo, ni con amenazas ni con chantajes. Su madre escribió “los árboles mueren de pie”. Y yo quiero añadir que: “mejor morir de pie que toda una vida arrodillado”; Emiliano Zapata en 1919 pronunció tan solemne frase caracterizada por la entereza de espíritu, la austeridad y la rigidez de este personaje histórico de la Revolución Mejicana. 
Lo que buscó Alejandro Panagulis durante su tormentosa vida luchando contra la injusticia, dicen que nunca existió porque fue un sueño, el sueño de la libertad y la justicia. Lo que buscó mi buen amigo Alfonso Calzada, fue que esa libertad y esa justicia se hiciera efectiva en Juan García Suárez, “EL Corredera. Tampoco existió, fue un sueño que marcó toda su vida dedicada al Derecho.
En La Vega de San Mateo sigue siendo un sueño disfrutar de libertad y de justicia. De libertad porque el que te oprime nunca te la dará y cuándo la reclamas arremete con toda su fuerza contra el que se siente oprimido. De justicia porque cuando la fuerza se impone sin ella, sin justicia, da paso a la tiranía.
No hace mucho me pasaron una noticia a través del WhatsApp de la denuncia de un vecino de esta Vega de San Mateo sobre el estado de abandono y suciedad en el que se encuentra el denominado “Aparcamiento de Hoya Viciosa” por parte del servicio municipal de limpieza y añadía en su denuncia que en el mismo lugar se celebraban botellones los fines de semana quedando el citado aparcamiento hecho un estercolero.
No tardaron mucho en aparecer esos que imponen su justicia por la fuerza para dar cobertura al tirano. Empiezan a ser sospechosas estas apariciones violentas cuando se denuncia el mal hacer del Ayuntamiento. Y digo esto amparado en la razón y respaldado por la justicia. Pero ya no es ese uso de la fuerza el que me preocupa sino que el vandalismo se apropie de las calles de este pueblo con el único objetivo de coartar la libertad de quien está en su derecho de denunciar, reclamar, pedir, hablar, expresar opiniones, en definitiva, de ejercer ese derecho inalienable que otorga la Constitución y el estado de derecho. Otro valiente más, que no quijote, en un municipio donde su alcalde y el Grupo de Gobierno no solo han perdido la credibilidad sino, de forma muy preocupante, la gobernabilidad del municipio en lo que parece ser una sublimación de la agresividad, supongo que de aquellos que intentan agradarle, y todo bajo el sepulcral silencio de quienes deben proteger tan sagrados bienes como son la libertad de las personas y la seguridad de estas. Inadmisible y preocupante.
La Vega de San Mateo no se puede convertir en el campo yermo donde se siembra la semilla del odio y de la venganza. No se puede convertir, y no se debe permitir, que sea la olla donde se cueza el caldo de cultivo del vandalismo, la intolerancia, la persecución y el odio. Si esto ocurre y quienes deben frenarlo no lo hacen no solo serán cómplices, sino que estarán cayendo en una prevaricación continuada que puede acabar, de no tomarse medidas, trágicamente. Y espero que nadie se rasgue nuevamente las vestiduras porque queda claro y patente quienes son los que deben cortar por lo sano estos comportamientos y quien es el cabeza visible que debe frenarlo.
¿Acudirán en tropel a denunciar los hechos a la Guardia Civil, alcalde y concejales, en solidaridad con el afectado?
¿Pedirá Don Antonio responsabilidades a quienes aplican la violencia callejera y se saltan las Ordenanzas Municipales en un claro desprecio a la autoridad municipal?
Mucho me temo que no será así. Pero aplicando una frase de Víctor Hugo, Don Antonio tiene la fuerza, pero al ciudadano le queda el derecho, esa arma de los débiles ante los fuertes.
Vuelvo a solidarizarme con quien desprotegido por los que deben protegerlo no solo se ha visto sometido y humillado, sino que, además, han jugado con la herramienta que le da el pan y el sustento a él y a su familia. No puede haber mayor crueldad.
¿Qué gobernante puede presenciar semejante brutalidad y permanecer inalterable y en silencio?
En la antigüedad se les llamaba tiranos porque abusaban del poder político y gobernaban de manera totalitaria, sin poner limitaciones legales y actuando de forma corrupta y cruel. No quiero ni pensar que ese silencio sea como el de los corderos, el de esos inocentes que callan por miedo a que les ocurra lo que a este buen hombre que le mancillan su libertad y le quitan el pan de su casa.
¿Va a callar usted Don Antonio o gritará fuerte y alto “A mí la Guardia Civil”? En este caso le aseguro que, ante la falta de personal de la Policía Local, el llamamiento está justificado porque la gobernabilidad de este municipio se le va de las manos y la seguridad se diluye, cual azucarillo, en la taza de la delincuencia.
No quiero terminar sin antes recordar unas palabras del Defensor del Pueblo dirigidas a Don Antonio Ortega, al que parece que la memoria le juega malas pasadas o está desmemoriado, decía así (sic): “…Es incuestionable que desde el punto de vista de la realidad física la falta de urbanización de esta zona verde municipal y su destino a un uso distinto –el de aparcamiento de vehículos- supone «de facto» la disminución en el municipio de las superficies totales destinadas al uso de zona verde y esparcimiento, por lo que se priva a los vecinos de su disfrute y del contacto cotidiano con unos espacios e instalaciones previstos en el planeamiento del municipio que deberían destinarse a satisfacer unas aspiraciones que tienen incluso reflejo constitucional (artículos 43.3 y 45.2).
Tengo a bien hacer memoria de esos artículos constitucionales, para que corra la información, otro bien público en mermado por insolencia supina.
Artículo 43.3 : Los poderes públicos fomentarán la educación sanitaria, la educación física y el deporte. Asimismo facilitarán la adecuada utilización del ocio.”
Artículo 45.2: “Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva.”
Un poquito más abajo y como coletilla aclaratoria está el 45.3, por si queda alguna duda: Para quienes violen lo dispuesto en el apartado anterior, en los términos que la ley fije se establecerán sanciones penales o, en su caso, administrativas, así como la obligación de reparar el daño causado”.
¿Reparará usted el daño causado por su incompetencia política? ¿Por la mayor o por la menor?
Es decir, la mayor es la ley, el orden, la libertad y la democracia. La menor, la que no debe sonar, porque altera la partitura y desafina. Es aquella que atenta contra la Constitución Española y las leyes como: Amenazar, agredir, extorsionar, e ir contra derechos fundamentales que provocan el linchamiento mediático en medios afines y el físico, por afinados, conduciéndose irremediablemente a una prevaricación continuada.
Diversas sentencias del Supremo así declaran a quienes son responsables de prevaricación medioambiental y prevaricación sobre seguridad ciudadana de manera continuada.
Por eso, y en referencia al medioambiente, el defensor del Pueblo le hizo la siguiente sugerencia, siempre bajo la Ley y exigiéndole orden. (sic) Impulse cuantas actuaciones sean necesarias para garantizar el ajardinamiento de la zona verde y su destino al uso previsto en el planeamiento general del municipio, evitando así que se destine al de aparcamiento de vehículos, como hasta ahora.
Pero a usted esto, como casi todo, le ha entrado por un oído y le ha salido por otro. Así le ha ido, por despreciar los consejos, no escuchar, e instalarse en el engaño para convencer de que el lobo no viene y todo es un cuento, sin darse cuenta que ya está aquí, y para colmo se ha cargado la cabaña que ha servido de refugio.
La premisa, quiero recordar, siempre es la misma, la responsabilidad del cargo no puede ser compartida ni tampoco puede ser renunciable, a no ser que usted Don Antonio, se marche y deje el camino libre para que otros puedan enderezar lo torcido, lo torcido y recalco con redundancia, que ha dejado todo y nos saquen del tremendo lio, del enorme follón, del callejón sin salida en que su temeraria y nefasta gestión ha sumido a este municipio social y económicamente.
Como se suele decir en las esquelas mortuorias… favor que le agradeceremos profundamente.
VEGUEROS S.M.