LAS MISERIAS DE UN MISERABLE


Por: Jesús Padilla

Existe un libro, una novela del poeta y escritor Víctor Hugo, considerada como una de las obras más importantes del siglo XIX. Aunque de estilo romántico esta novela plantea, en una sociedad marcada por la pobreza, la pobreza y la riqueza, la política y la ética. En este libro el autor se mete de lleno en los vericuetos entresijos del corazón humano, pero de ese corazón que algunos políticos tienen para sostener sobre sus hombros una torpe cabeza y una buena cara de hormigón. Esos que creyéndose hidalgos no son más que pícaros que quieren mantener esos conceptos de honor y honra, de los que carecen, y a los que les importa un rábano llamar miserables a todo aquél que discrepa de ellos o se interpongan en su camino de éxito y poder.
Aunque no lo creamos todos tenemos miserias. Unos la padecen a manos de otros. Muchos la reconocen, para así aliviar las penas que le producen, otros aguantan y aguantan hasta que caen, derrumbándose por el enorme peso de la miseria, sin posibilidad de superar sus efectos.
Pero en el otro lado de la miseria, está el miserable, ese que aunque trate de aparentar lo contrario, es feliz haciendo la ruindad, festeja sus victorias, esas que hacen infelices a los demás y arruina la prosperidad ajena, es el que busca la burla o “mete la paja en el ojo ajeno” para hacer más desgraciado si cabe, al desgraciado, al infeliz que derrota con un beso de su befo, como aquel que Judas dio a Jesús en el huerto de Getsemaní.
El miserable solo piensa en si mismo, le ofende lo magnánimo o todo aquello que pueda ser coherente porque el miserable sabe perfectamente que esas cualidades están muy por encima de las suyas y muy lejos de su alcance. Por eso nunca ríe, porque la sonrisa es algo que no brota de su espontaneidad, sino de su abatimiento, abriendo la boca y enseñando sus dientes para simular la sonrisa. Es el miserable un atormentado envuelto en la envidia que no es capaz de aprender de la alegría de los demás y compartir la suya, arrastra su triste e incompleta vida buscando lo que no tiene a costa de ellos.
No es este el caso, quizás, del personaje de mi artículo, pero si es el de esa extrema avaricia en tiempos de COVID, de pandemia, de miserias humanas, de desolación y muerte, que afecta a muchas, muchísimas familias, a muchas, muchísimas economías y donde aparecen estos otros miserables que padecen de “extrema avaricia”. Esos que se meten en la trinchera del dinero y son como el papel secante, que absorbe y absorbe hasta dejar todo seco.
El político miserable es, a mi modo de entender, un personaje que le encanta absorber las riquezas que generan los demás, las suyas ni se tocan. Obliga con el látigo recaudador a esos esclavos de la política, que son los contribuyentes, prometiéndoles un futuro imposible que se hace tan eterno como sus miserias.
Me decía mi abuela (q.e.p.d.) que siempre tuviera mucho cuidado con este tipo de políticos, los miserables, porque son igualito que las lentejas
-¿Igualito que las lentejas?, le preguntaba.
-Sí, igualito que las lentejas.
-Pero mi niño con una diferencia, que las lentejas el que no se las come las deja y a estos miserables si los dejas, te comen.
En La Vega de San Mateo tenemos un político que llegó a la alcaldía después de meterse, como Víctor Hugo, en los vericuetos del corazón de muchas personas, usando la picaresca, enseñando sus dientes al abrir la boca para sonreír, sin hacer brotar la sonrisa y buscando lo que los demás le podían dar y que él no poseía, todo a coste cero; aún recuerdo, a COSTE CERO.
Apareció como el temporal del Cantábrico, rompiendo en los abruptos acantilados con un ruido ensordecedor. Pisando tan fuerte a sus oponentes políticos que pronto se hizo con el control de la situación poniendo en marcha, con la rapidez y la fuerza de la galerna, su particular sueño envuelto en la nube de sus fantasías. Sus proyectos, construidos en esa nube, no exentos de especulación y sostenidos en la base de la ignorancia supina, fueron la esperanza de muchos y el regocijo de otros.
La Vega de San Mateo, parió, dio a luz, tras la tremenda borrasca, a un alcalde que en estos años ha logrado llevar la miseria a quienes le entregaron su corazón y sus bondades. Bien cierto es que fue lo que quisieron, es lo que votaron con mayorías aplastantes, ser miserables en la miseria de un miserable personaje político.
Renglones atrás dejé el motivo: “les importa un rábano llamar miserables a todo aquél que discrepa de ellos o se interpongan en su camino de éxito y poder”.
Ahora después del temporal, del enorme revuelo, pasada la tormenta, se observan los efectos devastadores de esas políticas miserables donde gastar el dinero público en proyectos costosos e innecesarios puede conducir a todo un pueblo, a todo un municipio, a tener que retranquear sus bolsillos, cerrar sus negocios y observar desde la más absoluta impotencia como el miserable no solo no comparte, sino que, como decía también renglones arriba, arrastra su triste e incompleta vida buscando lo que no tiene a costa de los demás.
Y sirva de muestra un botón. Mientras muchos empresarios de este pueblo sacan a duras penas sus negocios en un pueblo destrozado por las obras, sin aparcamientos, sin aceras, sumido en la tristeza infinita, con un paro galopante, con necesidades agravadas por la pandemia del COVID19 y donde la pobreza extrema llega a muchas familias, nuestro queridísimo alcalde, haciendo bueno al miserable político, con un sueldo de 3.411,37 euros al mes en 14 pagas pretende que el Ayuntamiento le pague la gasolina y el aparcamiento de “presuntamente” sus desplazamiento oficiales. Y digo presuntamente porque aún no ha justificado esas cantidades, que tendrá que hacerlo.
Las cantidades reclamadas:
235,21 euros 
174,15 de gastos protocolarios y 61,06 euros de locomoción.
Si esto, a la vista de lo que están pasando los vegueros y vegueras por las actuales circunstancias y las necesidades de muchas familias de este municipio que no tienen que echarse a la boca, no es ser miserable, que baje Dios y lo vea.
Ya no es a coste cero, porque es a su coste.
Puede más la miseria del miserable, metido en la trinchera del dinero, que la necesidad de aquellos que ha dejado en la miseria.
¡Dito’ sea Dios!
VEGUEROS S.M.

LOS SOCIALISTAS DE SAN MATEO DENUNCIAN LA FALTA DE CONTROL MUNICIPAL CON LA EMPRESA CANARAGUA.-

Los socialistas de San Mateo denuncian la falta de control municipal con la empresa Canaragua.

El PSOE de la Vega de San Mateo denuncia ante el desabastecimiento, desde ayer miércoles por la mañana, producido por un fallo en la red de abastecimiento de agua en el casco de la Vega de San Mateo así como en el barrio de La Higuera, de falta de control de la empresa de concesión del servicio, Canaragua.

Aunque no son muy comunes este tipo de fallos, si hay que resaltar que la ciudadanía del municipio se siente indefensa ante dicha empresa ya que el Ayuntamiento de la Vega de San Mateo no ejerce su obligación de control, como así está obligado.

Nos llegan muchas quejas de vecinos que de buena a primera se les modifica el contrato poniéndoles agua de riego, cuyo coste es mayor, y aunque se ponen reclamaciones, no hay manera de solucionarlo.

Por otro lado, sucede lo mismo con las quejas de obstrucción del alcantarillado a las cuales, la empresa, va dando largas esperando que los vecinos se cansen.

Mientras tanto, la concejala del servicio y primera teniente de alcalde, Davinia Falcón, mira a otro lado y diciéndole a los vecinos que se acercan a quejarse que ella no puede hacer nada y los vuelve a remitir a la empresa.

El concejal del PSOE, Rubén Díaz, insiste en que el Ayuntamiento tiene responsabilidad cuando privatiza un servicio, cosa que no está realizando, mientras tanto, los vecinos y vecinas del municipio tienen que seguir pagando por el servicio.

El PSOE pide a la concejala que dimita si no sabe o no quiere ejercer las funciones que el alcalde le ha encomendado.

VEGUEROS S.M.

EL DECLIVE DE LAS MEDIANÍAS DE GRAN CANARIA, VERSUS POPULISMO

El declive de las Medianías de Gran Canaria, versus populismo




Por: Rubén Díaz Herrera
Secretario General de la Agrupación Socialista de la Vega de San Mateo

Hace ya nueve años, a raíz de las elecciones municipales de mayo de 2011, el municipio de la Vega de San Mateo salta a la palestra ante la sorpresa de la mayoría absoluta de un grupo que se presentaba por primera vez a las elecciones, Avesan. Cierto es que la persona que se presentaba a la cabeza, Antonio Ortega, era ya un viejo conocido de la política, pues había sido concejal en etapas anteriores dentro del grupo Alternativa por San Mateo y Director General de Estructuras Agrarias en el Gobierno de Canarias, dentro de los acuerdos de coalición entre CC y NC.
La entrada de este personaje en la alcaldía municipal vino precedida de un proyecto populista, con promesas de 700 empleos, embotelladora de agua, teleférico hasta la Montaña Cabreja, fábrica de queso y un sinfín de promesas adaptadas a las necesidades de la situación precaria de muchas de las personas de nuestro municipio. 
A partir de ahí cualquiera podría pensar que si no cumplía con las promesas y expectativas, por el cual le votaron una mayoría de vecinos y vecinas del municipio, se optara por retirarle la confianza en las siguientes elecciones. Pero supo tener la capacidad, por un lado, de mentir a la ciudadanía, indicando que el gobierno anterior le dejó el Ayuntamiento arruinado, y por el otro obtener el apoyo de Bravo de Laguna, a la sazón presidente del Cabildo en aquel momento, que presupuestariamente con el asfaltado de las vías de carácter municipal conseguía a cambio el apoyo en las siguientes elecciones.
A partir de ahí Ortega, en ese afán de mantenerse en política, ya que no se le conoce otro trabajo en su vida, creyéndose un buen cocinero empieza a meter al fuego muchos calderos para hacer creer a la ciudadanía tener un gran proyecto de desarrollo del centro de las medianías de Gran Canaria proyectos que, en su mayoría, se le han ido quemando y que de ellos iré desgranando a continuación.
El aparcamiento situado debajo del mercado municipal se lleva construyendo ya siete años, sin visos de apertura, con un presupuesto que ha alcanzado 700.000 euros, dinero que se ha gastado para ampliar en 50 plazas las ya existentes anteriormente entre las dos naves del mercado.
La nave principal del mercado agrícola, la que tanta fama nos ha dado desde los años 80 del siglo pasado y que ha sido el motor principal de la economía del fin de semana recibiendo a cientos de personas venidas de distintas zonas de la isla, así como turistas extranjeros que se acercan a adquirir productos primarios de primera mano. Dicha nave se tiró al suelo en la legislatura anterior, en un proyecto cuyo coste superaba el millón y medio de euros y que suponía una ruptura arquitectónica con la tradición de nuestras medianías de la isla. Actualmente dicho proyecto se ha vuelto a reformar ascendiendo el coste a 3 millones de euros.
Otro proyecto que entra dentro de la polémica es el tan cacareado Museo Etnográfico, antiguo Museo Cho Zacarías, que fue durante decenas de años uno de los centros principales, de visita turística, de las medianías de Gran Canaria, siendo visitado a diario por varios centenares de extranjeros. Dicho edificio fue adquirido por el Ayuntamiento hace ya 8 años por 500.000 euros, dejando fuera el contenido del museo, y que es lo que evidentemente le daba valor al museo. Durante estos 8 años, el edificio se ha ido cayendo a trozos en una situación de desidia y abandono por parte del Ayuntamiento, sin evitarlo de ninguna manera. Esta desidia durante años, en que se podía haber invertido dinero en rehabilitar el edificio, nos llevan a muchas personas en el municipio a pensar que existieron intereses ocultos en la compra del museo. A día de hoy se va a financiar un millón de euros en la rehabilitación del edificio, sin tener el Ayuntamiento un proyecto redactado del mismo y lo que es peor, sin tener proyecto claro de uso del mismo. Recordemos que el Alcalde ha salido en prensa en distintas épocas diciendo que iba a instalar la sede de la alta costura de la Vega, de la Escuela de Música, etc. Yo tengo claro que la infraestructura debe servir para cumplir dos objetivos, la parte museística, recuperando el patrimonio etnográfico que existía y la parte alojativa y gastronómica, para que sea compatible con la formación en materia de turismo rural y de restauración rural y de la cual adolece nuestra isla. 
Seguimos con la gran obra faraónica de Ortega, el gran aparcamiento financiado por el Fdcan en la época de Clavijo, que consiguió de Ortega el apoyo incondicional de Avesan a C.C.. Este proyecto ha sido financiado con más de 7 millones de euros. Recordar que los objetivos generales del Fdcan eran obras sostenibles, cuestión que desde el primer momento esta obra no cumpliría, ya que su mantenimiento supondrá  más de 400.000 euros anuales a las arcas municipales y que no se recaudarán de ninguna manera a través del cobro por utilización del mismo. Esta obra lleva ya un retraso de dos años en su finalización, sobre todo por una falla en el proyecto original de la cual nadie se ha responsabilizado a nivel técnico, ni político. Esta obra lleva añadida una mejora en la avenida de Tinamar, arteria principal del municipio, y dio comienzo en noviembre de 2019 y que podía haber finalizado en 3 meses, cosa que todavía no se ha hecho.
En todos estos proyectos y muchos más de menor entidad, cuentan con un común denominador, los proyectos originales tienen que ser reformados, siempre por encontrar una falla durante el inicio de las obras y que nadie se había percatado, ni el redactor del proyecto ni los técnicos municipales. Todos los proyectos acaban subiendo de presupuesto y todos los proyectos acaban duplicando las fechas de ejecución prevista.
Para terminar, sumando los distintos proyectos de estas legislaturas, considero que se han malgastado más de 15 millones de euros, dejando atrás el proyecto más necesario que necesita y adolece nuestro municipio. Más del 40% de las viviendas del municipio carecen de un equipamiento tan básico como es el del alcantarillado, todas estas en núcleos de población. Si contamos las viviendas que se encuentran en distintos diseminados podría aumentar la cifra al 50% de viviendas. Esto supone por un lado la contaminación de los subsuelos y de los recursos hídricos más lo que supone de problemas para la vecindad. Si a esto contamos con el deterioro del servicio de recogida de basura, caducado desde hace tres años y que ha supuesto un retroceso de más de 30 años en el mismo, el desmantelamiento de los recursos humanos municipales que nos llevan a la espera interminable de cualquier gestión por parte de los vecinos, la falta de seguridad con sólo cuatro efectivos en la plantilla de la policía local, la falta de actualización del callejero municipal y la ausencia de Plan General de ordenación Urbana, nos lleva a preguntarnos ¿Por qué tanto dinero en obras y por qué ninguno en los servicios básicos? Preguntas que también nos lleva a recordar la corrupción sistémica habida en nuestro país y en las islas, con las comisiones por obras desde las administraciones locales.
Concluyo diciendo que la Vega de San Mateo no merece un alcalde que está llevando a la ruina el tejido comercial del municipio y a sus gentes. Espero equivocarme pero con el tiempo será recordado como el peor alcalde de la democracia de nuestro municipio.
Fdo.: Rubén Díaz Herrera
Secretario General de la Agrupación Socialista de la Vega de San Mateo.
VEGUEROS S.M.

ALTERNATIVA POR SAN MATEO SERIAMENTE PREOCUPADA POR UNA NUEVA PRÓRROGA QUE RETRASA AÚN MÁS LAS OBRAS DEL APARCAMIENTO DE LA PLAZA DEL PUEBLO.-


Alternativa por San Mateo seriamente preocupada por una nueva prórroga que retrasa aún más las obras del aparcamiento de la Plaza del Pueblo
  • Esta obra, junto a las otras tres que están paradas desde hace años; Mercado, parking del Mercado y bar-restaurante El Mercado, asfixian a la Vega 
Un cúmulo de despropósitos en el proyecto inicial, fallos, errores, modificaciones y continuas prórrogas, ha ido retrasando una obra que, junto a las otras tres obras que llevan años paradas en el corazón del municipio; Mercado, parking subterráneo del Mercado y bar-restaurante El Mercado, han hipotecado a San Mateo, sumiéndolo en una profunda crisis económica y social, que daña gravemente al comercio local y a lo que queda del Mercado, y que ntiene visos de solucionarse a corto plazo.
L
a obra del ap
arcamiento, que primero era de dos plantas, ahora de tres, que ha estado envuelta en polémica desde su comienzo, ahoga a San Mateo en un caos de tráfico, calles cortadas, cambios de sentido, falta de visibilidad, inseguridad vial, ruido, polvo, molestias, etc...contribuyendo a agravar la crisis económica con las terribles molestias generadas a comerciantes y ciudadanía, además, tardará en terminarse más del triple del tiempo inicialmente previsto y costará más dinero del estipulado, a pesar de las repetidas aseveraciones del alcalde, que tantas modificaciones no costarían más caras.
P
ara Miguel Hernández, concejal de ASM_NC:” El caos de obras que sufrimos en San Mateo es la prueba más palpable de la nefasta gestión de un alcalde desnortado, al que no le importan los graves problemas que genera con sus obras caprichosas”.
Alternativa por San Mateo insta una vez más al grupo de Gobierno a terminar las obras que tienen a medias antes de embarcar al municipio en una nueva o a dimitir, dado que no demuestran ser capaces de gestionar el municipio pensando en el bien común.
VEGUEROS S.M.